Acabemos con el totalitarismo!

La separación de poderes es un pilar fundamental de un sistema democrático, tanto es así que Montesquieu lo define de la siguiente manera:

En cada Estado hay tres clases de poderes: Por el legislativo, el príncipe o el magistrado hace las leyes para cierto tiempo o para siempre, y corrige o deroga las que están hechas. Por el ejecutivo, hace la paz o la guerra, envía o recibe embajadores, establece la seguridad y previene las invasiones y por el judicial, castiga los crímenes o decide las contiendas de los particulares.

La separación de poderes tiene como herramienta esencial los controles y contrapesos. Estos aseguran que ninguna rama del poder se sobreponga sobre la otra, cada rama puede limitar a la otra haciendo que tengan que cooperar entre si para poder funcionar.

En el caso Venezolano ademas de los tres poderes clásicos (Ejecutivo, Legislativo, Judicial), existen el poder Electoral y el poder Moral, los cuales según la teoría de separación de poderes, deberían hacerse contrapeso y funcionar basados en el pluralismo de nuestra Venezolanidad.

Lamentablemente los cinco poderes que existen en Venezuela están controlados, no solo por una ideología política, sino, por un partido político (PSUV), el cual según la agenda de su cúpula, controla toda la política nacional, sin que exista algún tipo de control o contrapeso.

Esto es conocido como Totalitarismo, un régimen político controlado por un partido político, que restringe libertades, que secuestra las instituciones y las convierte en sucursales del partido, donde se exalta la figura de un líder supremo y se desconocen los derechos individuales por un supuesto derecho popular.

Recientemente vimos como, al igual que en otras ocasiones, el presidente de Venezuela actúa como juez, condenando públicamente, y ordenando la privación de libertad de personas opositoras al régimen. La asamblea nacional aprueba leyes habilitantes constantemente, otorgándole el poder de legislar al presidente. El poder Judicial interpretando leyes basados en la ideología del partido de gobierno. El poder Moral haciéndose de la vista gorda frente los constantes atropellos a los derechos humanos.

Es necesario para que Venezuela cambie lograr acabar con el totalitarismo. Necesitamos comenzar este Diciembre eligiendo una Asamblea nacional que no sea una sucursal mas del PSUV, una Asamblea que legisle basado en las necesidades del país y no basado en los caprichos de un líder de partido, una Asamblea que tenga como meta crear un marco jurídico moderno y ágil que permita al país avanzar en un proceso de modernización y desarrollo.

La nueva Asamblea nacional debe por encima de todo, un contrapeso al resto de los poderes secuestrados por el partido de gobierno.

Hay que votar!

You may also like...